Ante las presiones llevadas a cabo por los médicos valencianos, la Consellera de sanitat ha intentado sin demasiado éxito matizar sus inaceptables declaraciones de hace unos días.

La prescripción enfermera no aparece en ningún texto legal

Para ello se ha limitado a constatar que la «prescripción enfermera» es un concepto que no aparece en ningún texto legal nacional o autonómico, cosa que por otra parte resultaba tan obvia que se la podía haber explicado cualquiera de sus asesores de haber sido consultado.

Si bien reconoce que legalmente no existe la prescripción enfermera, a continuación reivindica el uso del término para la mayor comprensión de todos.

Pese a esta toma de posición, que podía haber iniciado una rectificación seria, ha añadido una valoración positiva de la expresión prescripción como algo que facilita la comprensión de lo que la enfermería puede hacer a partir de este momento.

Ha llegado incluso a decir, en un alarde de temeridad, que enfermeros y enfermeras pueden «prescribir» medicamentos que no precisan prescripción médica, sin darse cuenta de que, si esta última no es preceptiva, la prescripción en si misma resulta imposible, dado que la enfermería no la incorpora entre sus competencias profesionales.

La enfermería no incorpora la prescripción entre sus competencias profesionales.

Y es que, ante ciertos grupos de presión, la Sra. Barceló no duda en retorcer el lenguaje hasta que éste se adecúe, no a la realidad, sino a cómo algunos desearían que fueran las cosas. Sra. Barceló, repase por favor toda la normativa y no sólo, como dice, algunos artículos de revista, porque no pueden fundamentar ninguna política sanitaria.

Insinuaciones veladas

A la consellera de sanitat debemos decirle, de forma contundente, que ese no es el camino.

Inicialmente debería haber Vd. presentado disculpas por las insinuaciones veladas acerca de supuestas deficiencias en el manejo farmacéutico de los médicos y su repercusión presupuestaria. A continuación no hubiera estado de más un reconocimiento, como mínimo, del carácter desafortunado y generador de confusión de sus declaraciones en materia de prescripción.

Inicialmente debería haber Vd. presentado disculpas por las insinuaciones veladas acerca de supuestas deficiencias en el manejo farmacéutico de los médicos y su repercusión presupuestaria.

Falta de reunión con todas las partes afectadas

Para terminar, hubiéramos reconocido que conoce las funciones que una responsabilidad como la suya lleva aparejadas si hubiera manifestado su intención de reunirse con todas las partes afectadas, como en nuestro marco constitucional se supone que debe hacerse ante cualquier conflicto.

Eso supondría además no limitar sus contactos a Dña. Mercedes Hurtado, presidenta del Colegio de Médicos de Valencia, que se ha mantenido pasiva y dócil ante esta crisis, sino también a la presidenta del Colegio de Médicos de Alicante.

Y no nos cabe duda alguna, eso ocurre por haber manifestado opiniones críticas. ¿Esa es su idea de la libertad de expresión? ¿Castigar cualquier discrepancia con el aislamiento y el ninguneo? Esperemos que el nivel sea más alto o que mejore con el tiempo.

Necesidad de diálogo con los médicos

Sra. Barceló, si existe un desencuentro entre profesiones sanitarias sobre algunos temas, su papel no puede consistir en tomar partido por una de ellas de modo absoluto. Debe primero informarse en profundidad, adoptar su propio punto de vista y huir de considerar el asunto un mero problema cortoplacista de apoyos políticos.

Si existe un desencuentro entre profesiones sanitarias sobre algunos temas, su papel no puede consistir en tomar partido por una de ellas de modo absoluto.

Por eso, antes de que de verdad todo se nos vaya de las manos, le solicitamos se abra al diálogo con los médicos del sistema valenciano de salud sin manifestarse exclusivamente sensible a las demandas del colectivo de enfermería. Porque sin médicos ninguna sanidad va a poder funcionar, comience por respetarnos, escucharnos y valorar nuestra aportación al bienestar de los ciudadanos.

Sin médicos ninguna sanidad va a poder funcionar, comience por respetarnos, escucharnos y valorar nuestra aportación al bienestar de los ciudadanos.

Sra. Barceló, desde el Sindicato Médico, le solicitamos una entrevista para poner fin a esta deriva que solo lleva a empeorar nuestra sanidad y poner en peligro la seguridad de nuestros pacientes.