El pasado mes de mayo se anuncio desde la Consellería de Sanitat que en verano de 2016 no iban a cerrar los Centros de Salud en los meses de julio y agosto tal y como se venía haciendo desde los últimos 4 años. Esta medida, según afirmaron vendría acompañada de un aumento de los refuerzos de sustituciones con el objeto de paliar las graves deficiencias que padece Atención Primaria y mejorar así las condiciones laborales de los médicos de Atención Primaria y el servicio prestado a los pacientes. La realidad, desgraciadamente, nada tiene que ver con esto.

Nos encontramos con una apertura en falso de los centros de salud. No se incluye la pediatría, es decir a un tercio de la población atendida en los centros de salud, ya que los menores de 15 años tienen que acudir a un único punto habilitado en cada ciudad para la atención de urgencias pediátricas. Para los adultos las consultas, es decir la cita previa, están cerradas ya que lo único que hay habilitado es un dispositivo de urgencias rudimentario (recordad que en los Centros de Salud los sábados solo se atienden urgencias y tienen al menos el doble de personal que el programado para las tardes de verano).

Y para colmo TODOS los recursos que dicen haber aumentado se destinan para este menester. Es decir, nos encontramos por las mañanas con al menos un tercio de las consultas cerradas por vacaciones, bajas, etc. que tienen que ser atendidas por dos tercios en el mejor de los casos de facultativos ya que no se dispone de NINGUN REFUERZO para esto. Esta situación está provocando atascos en la citación y sobrecarga en las consultas de los médicos de familia y pediatras que se ven obligados a absorber a pacientes de otros cupos que acuden generalmente sin cita previa y deben ser atendidos entre paciente y paciente citado. Se da la paradoja que por las mañanas se atienden consultas con 40 o más pacientes (muy por encima de todas las recomendaciones) mientras que por las tardes se atienden 10 o en algunas ocasiones menos pacientes.

La apertura de tardes se ha demostrado según los datos recogidos en los primeros de 10 días de julio, totalmente ineficiente, improductiva e innecesaria. La media de pacientes atendidos por centro en las consultas de medicina familiar ronda los 10 y para enfermería los 7, siendo más de un tercio de ellos derivados desde la consulta del médico de familia. Al contrario de lo esperado, no son ancianos con dificultades en el desplazamiento los que acuden, se está atendiendo a población joven con una media de edad que no supera los 45 años y un porcentaje de mayores de 70 años inferior al 10%. Se acude mayoritariamente por problemas banales, la mayoría de los casos no urgentes y que podrían ser atendidos regularmente en las consultas del día siguiente.

Se da el caso de un porcentaje no despreciable de pacientes que acuden por problemas burocráticos tales como repetición de recetas, totalmente injustificados en este tipo de consultas. Vemos pues, que se han contratado 5 profesionales (medico, enfermero, celador, guardia jurado y limpiadora) además de los costes que conlleva tener el centro abierto (aire acondicionado en todo el edificio, luz, etc.) para atender una media de 10 supuestas urgencias. Es decir, se trata de un despilfarro injustificable y que se ha hecho a costa de mantener las consultas de las mañanas atestadas y bajo mínimos. Por las mañanas un paciente cada 5 minutos o menos y por la tarde 5 profesionales disponibles para 15 pacientes. ¿Se han planteado los responsables de la decisión el coste de tal medida frente al supuesto beneficio obtenido? Es decir estamos, por ejemplo, pagando el ibuprofeno de 1 euro a 50.

Por todo ello, desde CESM-CV solicitamos una vez más que se sustituya el 100% de las ausencias, con lo que no sería necesario recurrir a “inventos” como el que padecemos este verano. Y que de mantener el actual porcentaje de sustituciones se reconsidere la apertura de las tardes ya que dicho recurso es mucho más necesario y útil por las mañanas tal y como demuestran los hechos.

Datos de los 10 primeros días de julio:

  • La media de pacientes atendidos en consultas de medicina familiar es de 10 y en enfermería 7 (algunos de ellos rebotados de la consulta del médico)
  • La edad media de los pacientes atendidos no supera los 45 años y el porcentaje de población mayor de 70 años que acude no alcanza el 10%.
  • La pediatría se atiende centralizada en un único punto para toda la población por solo un pediatra. No está incluida en el servicio de tardes de los distintos centros.
  • La apertura por las tardes de cada centro de salud conlleva: 1 personal de limpieza, 1 guardia jurado, 1 medico contratado, 1 enfermero contratado y un 1 celador/auxiliar contratado. Es decir 5 profesionales para atender a una media de 16 personas.
  • Los motivos de consulta atendidos son fundamentalmente patologías banales perfectamente derivables al día siguiente y en menor medida problemas de índole burocrático tales como repetición de alguna receta.

FUENTE: DELEGACIÓN DE ALICANTE DE CESM-CV

—–> VER PRENSA 14 de JULIO