El tribunal no ve indicio alguno de delito y considera que carecen de base las imputaciones realizadas por Mayte Lázaro Casajús y Miguel Fernández Martín, actualmente fuera de la organización

El Juzgado de Instrucción nº 8 de Valencia, que entendía de la denuncia presentada contra algunos cargos de CESM-CV por Mayte Lázaro Casajús y Miguel Fernández Martín ha decidido hoy, a la vista de las pruebas practicadas hasta el momento, el sobreseimiento de las actuaciones por entender que no existe indicio alguno de delito y que «carecen de base las imputaciones realizadas por los denunciantes». En concreto, los imputados eran, junto al Secretario Técnico de la Organización D.Guillermo Llago Navarro y el Secretario General D.Andrés Cánovas Martínez, D. Fernando Llago Navarro, D.Ricardo Llevata Company, D.Vicente Sanmartín Ruiz, D.Jenaro Izquierdo Silla, D.Francisco Martínez Andreu y D.Jesús López García.

La denuncia fue formulada por los presuntos delitos de amenazas y de apropiación indebida de fondos sindicales. Con respecto a las supuestas amenazas, el tribunal ya procedió a levantar la imputación sobre el letrado D.Guillermo LLago Navarro el pasado mes de septiembre y ahora se ratifica en que «no aparecen en modo alguno concretadas». Asimismo, y ante las declaraciones en tal sentido puestas en boca de la letrada de CESM-CV Dña.Inmaculada García Rico y del Dr. Pedro Ibor Vidal el tribunal advierte que estas personas han presentado demandas de conciliación previas a la interposición de acciones civiles o penales contra Mayte Lázaro Casajús «negando haber mantenido con la misma las conversaciones que ésta les atribuye ni haber proferido de igual forma las acusaciones relatadas». Es decir, podríamos estar ante una acusación por falsedad documental dirigida contra la denunciante.

En cuanto al presunto delito de apropiación indebida, el peritaje llevado a cabo concluye que «no hay ninguna irregularidad contable tras las aclaraciones y documentación presentada… quedando debidamente justificados los movimientos en las distintas cuentas corrientes así como los ingresos y pagos». Por tanto, concluye el tribunal, «no se desprende que exista indicio alguno de delito». Cabe añadir además que el día 26 de octubre la fiscalía ya había interesado el sobreseimiento de las diligencias porque «ninguna de las imputaciones hechas por los denunciantes ha quedado debidamente acreditada».

Desde CESM-CV siempre hemos mantenido la inocencia de nuestros compañeros injustamente acusados por presuntos delitos de los que no se posee prueba alguna. Por ello nos felicitamos de que la Justicia así lo haya determinado, si bien asumimos que, más que asumir su responsabilidad por lo que consideramos una denuncia falsa, Mayte Lázaro Casajús probablemente agotará todos los recursos que la Ley de garantiza. En cualquier caso, con ello solamente conseguirá que sus verdaderas motivaciones queden cada vez más en evidencia. No resulta razonable dirimir diferencias sindicales mediante métodos inadecuados y mucho menos cuando de ello se derivan daños para el honor de las personas que, al menos parcialmente, pueden ser irreversibles. Y no solo no resulta razonable sino que puede constituir, presuntamente, una actitud delictiva.

El Comité Ejecutivo de CESM-CV se reunirá con carácter de urgencia para analizar la nueva situación creada y decidir la eventual adopción de medidas por lo que consideramos ha constituído un presunto delito de calumnias e injurias destinado a servir de tapadera a una auténtica lucha personal por el poder y la notoriedad por parte de quien, afortunadamente para nuestra imagen pública, ya no se encuentra en nuestras filas. Asimismo, rogamos a los medios de comunicación, especialmente a los que involuntariamente contribuyeron a difundir una información que se ha mostrado falsa, muestren al menos el mismo celo a la hora de restaurar nuestro buen nombre, individual y colectivo.

SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN
Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV)     VER AUTO COMPLETO