CEMSATSE PROPONE UN ACUERDO DE TRANSPARENCIA EN LA CONTRATACIÓN A LA CONSELLERÍA DE SANIDAD UNIVERSAL

CEMSATSE (Convergencia Sindical de Médicos y Enfermería) considera que las últimas denuncias formuladas por irregularidades en la contratación de profesionales sanitarios suponen una oportunidad para dar solución definitiva a una lacra que arrastramos durante años. Sabemos que los hechos denunciados no son nuevos y no solamente han afectado al colectivo médico sino que, como en reiteradas ocasiones hemos denunciado, las contrataciones irregulares se han extendido al colectivo de enfermería y a otros sectores.

Entendemos que estos hechos no se deben a la acción del actual equipo de gobierno de la sanidad valenciana. Sabemos también que, a lo largo de un año, ni sindicatos ni administración hemos logrado acabar con el problema. Y no negamos que las medidas adoptadas por la Consellera Carmen Montón y el Director General de Recursos Humanos, Justo Herrera, vayan en la dirección correcta, si bien los plazos nos parecerán siempre, a todos, demasiado prolongados. Efectivamente la clave está en elaborar un Decreto de Selección y Provisión que regule el acceso equitativo a los diferentes puestos de trabajo del sistema sanitario. La Orden de Bolsa de Empleo, que tenemos que renegociar, deberá además establecer un mecanismo garantista y a la vez ágil de cobertura de las necesidades temporales.
Pero existen algunos problemas:

  1. El primero una cultura corporativa en la que muchas Jefaturas de Servicio y Sección, poniendo en injusto entredicho la honradez de la mayoría del colectivo, creen que su nombramiento les otorga patente de corso absoluta, por encima de leyes y reglamentos. No se trata, como algunos pretenden, de que la causa radique en una insuficiente regulación de la singularidad de determinados puestos de trabajo. Eso se puede solucionar. Se trata de que para cierto sector, ligado al pasado, lo importante es mantener el control sobre lo que se considera una propiedad cedida en usufructo y que por ello se rebela cuando se pretenden introducir criterios de igualdad, mérito y capacidad sobre los cuales carecen del control absoluto al que se encuentran habituados. El clientelismo servil de los profesionales subordinados es la manifestación más lamentable de lo que decimos.
  2. En segundo lugar, muchas Direcciones, amparándose en la calidad asistencial, han procedido a contrataciones irregulares cuyos motivos nada tenían que ver con la necesidad de conocimientos y/o experiencia para ocupar determinados puestos y sí mucho de enchufismo en lo que hay que recordar es empleo público. Con esta herencia también debemos romper. Los problemas de contratación ligados a necesidades asistenciales podrán contemplarse, si procede, en la normativa que se elabore al efecto. Mientras tanto, sin embargo, no cabe sino exigir el cumplimiento inexcusable de la legalidad.
  3. Por todo ello, la renovación y cambio de actitudes en la Consellería debe de extenderse a los equipos directivos de los Departamentos de Salud. Nuestra experiencia nos dice que ese trabajo se encuentra en gran medida pendiente. En muchísimos casos los nuevos gestores, extraídos de opciones políticas diversas y no siempre por su idoneidad para la dirección de equipos humanos, perpetúan los modos y formas de sus predecesores. En este terreno, suele practicarse el «haz lo que quieras mientras yo no me entere», es decir, persiste incrustada en los engranajes básicos de la gestión la estrategia de no complicarse la vida y actuar solamente ante denuncias claras e incontestables, sin actuación preventiva alguna.

Por ello CEMSATSE propone a la Consellería de Sanidad la posibilidad de llevar a la Mesa Sectorial un ACUERDO DE TRANSPARENCIA que convierta en realidades las indudables coincidencias de objetivos que ya existen. Para ello deberíamos alejarnos, en primer lugar, de escenarios en los que cada cual busque el propio protagonismo o bien se utilice este tema con fines electoralistas. Desde nuestro punto de vista las tareas más urgentes deberían pasar por algunas ideas-fuerza:

  • Establecer en la normativa de provisión de Jefaturas, no solo un control inicial por parte del Tribunal, sino, en la fase de evaluación periódica, un informe de la Junta de Personal que transmita además la opinión anónima de los miembros del Servicio y/o Unidad.
  • Profesionalizar los cargos directivos y cargos intermedios de los distintos Departamentos de Salud. En cuyo proceso de provisión tenga un peso importante la opinión de los profesionales a su cargo.
  • Convertir en motivo de no renovación de Jefatura, cualquier antecedente de irregularidad en la selección de personal.
  • Llevar hasta los equipos directivos de los Departamentos una cultura de transparencia que conduzca a actitudes proactivas.
  • Investigación de la actitud mantenida por los equipos directivos en Departamentos donde se detecten irregularidades.
  • Introducción de sanciones al máximo nivel contra los responsables de las irregularidades con eventual denuncia judicial de los hechos por parte de la Consellería.
  • Cese inmediato de cualquier Directivo o cargo intermedio involucrado, por acción u omisión consciente, en las irregularidades.
  • Introducción de garantías adicionales para la introducción de «plazas singularizadas» en el sistema, cuya necesidad contemplamos ligada a la cobertura adecuada de necesidades asistenciales ineludibles.

Desde CEMSATSE mantendremos la vigilancia acerca de esta problemática y manifestamos nuestra disposición a participar en la elaboración de cuantas iniciativas o programas sean consideradas por la administración sanitaria para erradicar el clientelismo, el nepotismo, la corrupción y la prevaricación de nuestros centros sanitarios.

 

 

 

 

 

2017-11-29T10:18:08+00:00junio 14th, 2016|Acuerdos, Bolsa, Conselleria, Normativa, Noticias|

About the Author:

Búsqueda por temas