CESM-CV denuncia la ausencia de supervisión de residentes de primer año (R1) en las urgencias hospitalarias del Hospital General de Alicante

La situación de supervisión de los R1 no admite graduaciones en su control. La legislación es clara, no permitiendo que los R1 firmen altas de pacientes en los servicios de urgencias tanto hospitalarias como extrahospitalarias. El permitirlo supone un grave riesgo legal para el residente, el personal de los servicios y sus propios responsables en caso de que se produjera una denuncia por cualquier error (de lo cual por desgracia hay numerosos ejemplos en los juzgados), además de una intolerable situación de riesgo hacia la población atendida que desde el punto de vista ético y deontológico es inadmisible.

Además, estamos ante una gestión de los servicios que impide alcanzar plantillas adecuadas, con el abaratamiento del coste a expensas de utilizar médicos en formación para cubrir necesidades asistenciales estructurales, disminuyendo así la posibilidad de incremento de plantillas, y perjudicando a nuestro propio colectivo laboral.

Reconocemos los esfuerzos y la entrega del personal del servicio de urgencias del Hospital de Alicante, contra quienes en ningún caso se dirigen nuestras denuncias, y que excede en mucho sus obligaciones básicas, pero todos hemos de exigir que la dotación de personal médico de los servicios de urgencias sea dimensionada adecuadamente sin contar con los R1 como mano de obra barata e ilegal. Solicitamos de la gerencia que aumente en lo necesario la plantilla de urgencias para acabar de una vez con esta situación. No es comprensible ni admisible que los servicios de urgencias tengan más residentes que médicos de plantilla.

Igualmente instamos a las Unidades de Docencia a que retomen el problema y se impliquen en su solución, dado que su actitud permisiva está permitiendo, en algunos casos, la perpetuación de este problema.