Falacia (RAE): Engaño, fraude o mentira con que se intenta engañar a alguien.

El gobierno de España y su grupo de «expertos» han elaborado una información científico técnica con fecha de 17 de abril con muchas páginas: 54. Y mucha bibliografía: 214 referencias bibliográficas.

Lamentablemente, más que un informe científico técnico parece un intento de echar la culpa al personal sanitario de haberse infectado.

Lo mejor de todo, es que en el propio informe se puede leer que, según la OMS, cuando se toman medidas de protección lo contagios descienden drásticamente.

Hay un estudio en el que se puede concluir que la transmisión intrafamiliar y comunitaria del coronavirus entre los profesionales sanitarios puede ser importante o puede no ser importante. También se puede concluir que te puedes haber infectado en tu puesto de trabajo… o no. Pero, según la OMS, cuando te proteges, casi que no te contagias.

Una conclusión falaz de este informe ha ido apareciendo en medios de comunicación con difusión entre el personal sanitario.

De todas esas páginas, vamos a analizar solamente dos, que son la causa de la polémica. El resto son cosas que se saben desde hace mucho tiempo y que tienen un interés relativo. Hablan de qué es el virus, tratamientos, anticuerpos, etc.

El artículo de la polémica

Este es el artículo en el que se basan los «expertos» para insinuar que la falta de material no es la responsable de los contagios, sino que los profesionales sanitarios se han contagiado en la comunidad.

Como no puede ser de otra manera, nada mejor que leer el artículo original, que no dice eso.

Además, el artículo debe ser revisado. La publicación no se puede utilizar para guiar la práctica clínica.

PARTE 1. El informe del Ministerio

La falta de medios de protección es la responsable

Página 9. En el inicio de la epidemia, se publicó una alta transmisión intrahospitalaria a trabajadores sanitarios de los hospitales de Wuhan (29%), que luego fue descendiendo (3,5% en la serie de Guan) (32,59). Hasta el 20.02.2020 en China se habían detectado 2.055 trabajadores sanitarios con infección por SARS-CoV-2 confirmada; 88% de ellos procedían de Hubei. Según las conclusiones de la misión de la OMS en China, una vez se tomaron medidas de protección individual adecuadas, la transmisión a sanitarios descendió drásticamente. Entre los 40.000 trabajadores sanitarios que se enviaron a apoyar a los de Hubei se detectaron pocos casos de infección que fueron atribuidos a transmisión comunitaria (4)

Análisis. Mucha transmisión dentro del hospital que baja después. Ea bajada coincide con tener casos de protección. Los trabajadores enviados después, ya con protección, se contagian muy poco.

Según las conclusiones de la misión de la OMS en China, una vez se tomaron medidas de protección individual adecuadas, la transmisión a sanitarios descendió drásticamente. 

Conclusión. Blanco y en botella: lo que hace que el personal sanitario no se infecte son los equipos de protección.

Verdades, medias verdades e insinuaciones del informe

Alto contagio entre personal sanitario

Págiona 10. El alto contagio entre el personal sanitario podría atribuirse a diferentes factores.

Verdad, sobre todo «el alto contagio». Aquí se reconoce que el contagio entre el personal sanitario es mucho más elevado que en el resto de la población.

Se sabía que había transmisión comunitaria

Página 10. En la fase inicial del conocimiento de la enfermedad, aunque la transmisión comunitaria era inexistente o muy baja, el desconocimiento de la transmisión de la infección a partir de casos asintomáticos pudo generar casos entre sanitarios indebidamente protegidos.

Verdad. Es lo que ha sucedido en otros países, incluida China. El único detalle es que no dice cuánto tiempo duró esa fase. De entrada, es razonable suponer que esa fase duró hasta que se sabía que había transmisión comunitaria. En otras palabras, se sabía antes de que hubiera casos es España. Que cada uno juzgue si se hizo algo o no..

Falta de equipos de protección

Página 10. Del mismo modo, esta transmisión por escasa protección pudo ocurrir posteriormente por el grave problema mundial de desabastecimiento de equipos.

Verdad. La falta de equipos de protección ha sido un problema mundial. Falta saber cómo ha reaccionado cada gobierno, cuánto tiempo se ha tardado en conseguir equipos de protección y esas cosas. Que cada uno juzgue.

La primera insinuación disfrazada de verdad

Página 10. En un escenario de transmisión comunitaria sostenida, aún con medios suficientes para protegerse en el entorno laboral, los sanitarios también podrían haber contraído la infección en la comunidad o en el centro sanitario en zonas donde no utilizaban equipos de protección.

Insinuación disfrazada de verdad. Es cierto que se puede coger la enfermedad en casa, o de viaje, pero es un hecho excepcional frente a la abrumadora evidencia, refrendada por la OMS, de que el personal sanitario se infecta en su puesto de trabajo.

Esta frase, antes de lo que viene a continuación, prepara el terreno para que parezca que la culpa es del personal sanitario.

Las conclusiones de un estudio que no se derivan de los resultados del mismo

Antes que nada, qué es una falacia: En lógica, una falacia (del latín fallacia ‘engaño’) es un argumento que parece válido, pero no lo es.12​ Algunas falacias se cometen intencionalmente para persuadir o manipular a los demás, mientras que otras se cometen sin intención debido a descuidos o ignorancia. En ocasiones las falacias pueden ser muy sutiles y persuasivas, por lo que se debe poner mucha atención para detectarlas.3

Página 10. Premisas verdaderas encadenadas

    1. En un estudio realizado en un hospital en Madrid, la proporción de infección de los sanitarios en contacto con pacientes de COVID-19 fueron similares a los que no tenían contacto… Se dividió a los trabajadores en función de su riesgo a la exposición directa a los enfermos: alto (los que trabajaban en urgencias, UCI o plantas con ingresos de COVID), medio (contacto con pacientes, pero en principio no infectados: pediatría, oncología, hematología…) y bajo (trabajadores sin contacto con los pacientes: laboratorios, cocina, administración…).
    2. Al comparar la proporción de infectados por áreas de riesgo, no se observaron diferencias.

Página 10. Conclusión que parece que se basa en las premisas verdaderas, pero es falso que lo haga.

Conclusión falaz. Estos resultados apoyan el que también entre los trabajadores sanitarios, el peso de la transmisión intrafamiliar y comunitaria, además de la intrahospitalaria, pudiera ser importante(62)

Y encima, para hacerlo más creíble, le ponen una referencia bibliográfica.

La falacia explicada

Las cuatro palabras que nos llevan al error de interpretación: no se observaron diferencias.

No se observaron diferencias. Estadística básica. No observar diferencias no es lo mismo que «no hay diferencias». Cuando se hace un estudio, el resultado puede ser que no haya diferencias o que no las encuentre. Las causas habituales de no encontrar diferencias son la falta de tamaño muestral, es decir, se ha estudiado a pocos sujetos, o un mal diseño del estudio. En todo caso, decir que no hay diferencias cuando en realidad es que no las has encontrado es una forma de faltar a la verdad.

El ardid para evitar faltar a la verdad

Del estudio al que se refieren no se puede concluir nada, pues nada ha encontrado. Eso se confunde con nada hay.

Para evitar faltar a la verdad, se usan una sutiles palabras que pasan desapercibidas:

…la transmisión intrafamiliar y comunitaria, además de la intrahospitalaria, pudiera ser importante(62). 

En realidad esa conclusión es válida, porque «pudiera», es simplemente, un condicional.

Esta conclusión se podría haber sustituido perfectamente por la siguiente, y sería igual de válida.

…la transmisión intrafamiliar y comunitaria, además de la intrahospitalaria, pudiera NO ser importante(62). 

Esta conclusión también es válida, porque «pudiera», es simplemente, un condicional.

Y con este pequeño ejercicio, el sentido de las conclusiones pasa a ser que la falta de material es la causa de los contagios.

El estudio no dice lo que pone el informe de los «expertos»

Nada más interesante que mirar el estudio en sí mismo, y no lo que otros dicen que ha dicho el estudio.

Lo primero de todo, ese estudio no ha sido revisado, por lo que no se puede utilizar como

Responsabilidad

Hay que ser responsable de los actos. En la Comunidad Valenciana, el 12 de marzo ya le dijimos a la Consellería que los centros asistenciales eran un foco de contagio entre profesionales y para la población. Se suspendieron reuniones, vacaciones y congresos, pero los gerentes de los hospitales seguían haciendo reuniones multitudinarias. Al día siguiente le pedimos a la Consellería que suspendiera la actividad no urgente. Pero no se actuó sobre el principal foco de contagio: los centros asistenciales.

Cuando la Consellería dio órdenes de suspender la actividad que no fuera urgente, hubo hospitales donde no se le hizo caso, aunque al final se pudo imponer. A pesar de que algunos gerentes intentaron esconder la realidad de sus hospitales.

Nos dimos cuenta de que caíamos como moscas, de que nos mandaban al matadero. La Consellera ya empezó a echar la culpa al personal sanitario de los contagios, lo que provocó la petición de su dimisión. La falta de material ha sido patente desde el primer momento, aunque se ha ido solucionado de forma desigual en nuestra Comunidad Autónoma, mientras que había departamentos de salud con tasas de contagio entre personal sanitario inaceptables, sobre todo en el Hospital General de Alicante.

En resumen, parece más bien que es la falta de material  la responsable de los contagios entre el personal sanitario.

PARTE 2. El artículo

El artículo no está publicado todavía, pues  falta la revisión del mismo, y llega donde llega. No es nuestro ánimo la crítica del artículo, pues corresponde a los peer reviewers, aunque un poco de lectura crítica sí que se puede hacer.

Se trata de un artículo de prevalencia, donde se recoge cuántos infectados encuentran en el 30.6% de los empleados de un hospital en el periodo del 1 al 29 de marzo, de forma retrospectiva.

Los estudios de prevalencia no sirven para sacar conclusiones, se usan para poder formular hipótesis. Es cierto que estos artículos son fundamentales para conocer el problema, pero sacar conclusiones no tiene demasiado sentido.  Para sacar conclusiones, se deben utilizar, al menos, los criterios de causalidad de Bradford Hill.

Resultados del estudio: incluyen al 30.6% de los empleados del hospital y no encuentran diferencias estadísticamente significativas entre dos grupos de riesgo. FIN DEL ESTUDIO.

El resto, la discusión y conclusiones no pueden ir más allá de eso, y mucho menos sacar CAUSAS, factores de riesgo o factores de prevención