Falta material de protección individual.

El material no está ni se le espera. El personal sanitario está recurriendo a soluciones caseras, en la mayoría de las ocasiones inefectivas.

Sin respuesta de la Consellería ante la falta de material, también hay particulares que están empezando a confeccionar mascarillas. Todo el mundo echa una mano. Menos la Consellería, que todavía no sabe muy bien por dónde tirar.