Existe un grave problema de falta de profesionales. No se ha recuperado el poder adquisitivo y muchos médicos no pueden acceder al MIR.

Aprovechamiento de los últimos cuatro años

Tras cuatro años del gobierno del Botànic, echamos de menos el cumplimiento de muchas promesas, sin menospreciar el trabajo para recuperar algunos derechos perdidos.

Desde la perspectiva médica, lamentamos que haya sido un tiempo sin el aprovechamiento esperado. Tras haber prometido el fin de los ‘recortes’, el poder adquisitivo del personal sanitario no se ha recuperado. Existe un grave problema de falta de profesionales y las urgencias siguen desatendidas.

Planes de choque

A falta de mayor inversión en la sanidad pública, los ‘planes de choque’, como el autoconcierto, no solucionan las listas de espera. Son un parche que nos recuerda la necesidad de destinar más recursos y personal. y, en su defecto, que la colaboración público-privada no se demonice y tal vez haya que dotarla de mayor estabilidad y regulación.

Reestructuracion de los niveles asistenciales

Los partidos deberían centrarse en una auténtica restructuración de los dos niveles asistenciales. Les pedimos que potencien la Atención Primaria, dotándola de mayor capacidad y que el cupo de pacientes permita dar una atención digna que evite que éstos recurran a unas urgencias hospitalarias en ‘código negro’ permanente. La solución pasa por niveles de atención Especializada adecuados, tras el filtro de Primaria.

Dificultad para acceder al MIR

Y no olvidemos que el actual sistema de acceso a la especialidad, el MIR, es un embudo. Todos los gobiernos han prometido solucionarlo y que impide reemplazar a los especialistas que se jubilan y que se cubran las necesidades de ampliación de plantilla.

Falta de reconocimiento

Los profesionales echamos de menos un reconocimiento de los políticos cuando niegan retribuciones dignas, acordes a nuestro esfuerzo formativo y a la grandísima responsabilidad que pesa sobre nosotros, la salud de todos.

Algunos resultados esperanzadores

En los últimos meses se han visto algunos resultados, con legislaciones como el PORH, la nueva forma de hacer los exámenes o el Plan de Igualdad pero queda por solucionar las listas de espera, los problemas de Primaria y Especializada, las urgencias, la inexistencia de pediatras… La actual consellera ha intentado solucionar el transporte y asistencia en Primaria o las listas de espera pero la falta de especialistas lo imposibilita. La ausencia de una rápida respuesta ha motivado las actuales movilizaciones.

Un cambio de rumbo

Nuestro sistema sanitario requiere un ‘nuevo Modelo’ o cambiar el rumbo, y que decidan los que gobiernan qué tipo de sanidad quieren para el ciudadano. Cuando lo hagan, recuerden que no puede ser por ‘cuenta y cargo’ de los profesionales, sino que éstos son el engranaje necesario para que todos reciban la sanidad que se merecen, contando con ellos en los niveles asistenciales, de gestión y participación en el sistema, sin menoscabo del tan necesario reconocimiento moral y material.

Sin los médicos, no habría sanidad.