El Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) denuncia que la Bolsa de Trabajo de la Consellería de Sanidad se ha abierto de nuevo sin solucionar el grave problema de la puntuación adecuada de la formación vía MIR.

Lo que podría ser una buena noticia se convierte en frustración por la incapacidad mostrada por la Consellería para darle una salida razonable a un problema para el que existían alternativas.

Los compromisos están para ser cumplidos. Y esta formación sindical se comprometió con el personal facultativo valenciano para no permitir más aperturas de bolsa sin antes modificar su reglamento, de modo que la formación de la especialización vía residencia recuperase el rango que se merece y que una injusta sentencia le secuestró. Era tan sencillo como introducir un nuevo apartado de valoración en las Listas de Empleo Temporal, para personal médico y de enfermería, que reintrodujese la puntuación perdida por la vía de la formación en lugar de por el tiempo trabajado que era lo que causaba problemas legales.

Pues bien, no ha habido ni ganas, ni voluntad, ni tiempo ni imaginación ni sensibilidad suficientes para hacerlo posible. Como resultado, la apertura de la bolsa para facultativos se ha convertido en un fiasco y en una muestra más de cómo no pueden hacerse las cosas y de cómo no pueden gestionarse los tiempos. Las negociaciones avanzan a paso de tortuga discapacitada… cuando avanzan y no quedan estancadas. Se habla de que habría que rebaremar a todos los componentes de la bolsa. Nada más inexacto. Sólo a los facultativos y a la aún muy escasa enfermería especialista. Además, ¿no se abren las bolsas, también, para rebaremar al personal aspirante?

Todos estos problemas se minimizarían creando bolsas individualizadas por categorías profesionales y reconociendo que la de facultativos y la de enfermería pueden y deben permanecer abiertas permanentemente, actualizándose en tiempo real por vía telemática. Es posible y debe hacerse.

Asistimos, sobre todo, a una falta de sensibilidad donde se confunden las prioridades. La apertura de la bolsa de La Ribera va a tener tanto impacto político que se pueden dejar en segundo plano el resto de consideraciones. Pero aún estamos a tiempo si se paraliza la actual convocatoria (rectificar es de sabios), se reune con carácter de urgencia a la Mesa Sectorial y se reforma la normativa actual. En cuestión de un mes (un instante insignificante para la administración) el proceso puede haberse completado para a continuación, esta vez si, proceder a una apertura de la bolsa que no lo sea en falso y mostrando las vergüenzas. Es cuestión de voluntad pero… ¿ésta existe?

———-> VER RESOLUCIÓN APERTURA DE BOLSA

_____________________________________________